A veces los accidentes son buenos…

… y no nada más porque el fracaso nos lleva al aprendizaje, hay casos como el de la creación de la coca-cola que lo demuestran.

Un señor llamado John Pemberton creó una bebida a partir de la mezcla de agua carbonatada con un jarabe que él mismo inventó a partir de la hoja de coca y la nuez kola (de ahí su nombre).

Esta bebida se creó con el fin de aliviar los dolores de cabeza y durante 8 años se vendió en farmacias, sin embargo, se volvió tan popular que se comenzó a vender en botellas y a comercializar tal y como hoy la conocemos.

Algo parecido sucedió con la radioactividad, las post-its y la penicilina. Aquí para saber más de estos y otros inventos accidentales.

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: